En Alepo, ni siquiera los muertos pueden tener paz – ACN Colombia
DONAR